Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Laboral nº de 15 de Febrero de 2007 - Jurisprudencia - VLEX 552505050

Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Laboral nº de 15 de Febrero de 2007

Ponente:Francisco Javier Ricaurte Gómez
Fecha de Resolución:15 de Febrero de 2007
Emisor:Sala de Casación Laboral
Sentido del Fallo:NO CASA
Historial del Caso:Resuelve recurso contra sentencia de Tribunal Superior de Distrito Judicial de Manizales, de 26 de Julio de 2005
RESUMEN

RECURSO DE CASACIÓN - Técnica - Vía indirecta

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Bogotá, D.C., quince (15) de febrero de dos mil siete (2007).

Decide la Corte el recurso de casación interpuesto por el apoderado de la CAJA DE COMPENSACIÓN FAMILIAR DE LA DORADA – COMFAMILIAR - contra la sentencia de fecha 26 de julio de 2005 proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Manizales, en el proceso ordinario laboral promovido por R.E.C.V. a la recurrente.

ANTECEDENTES

R.E.C.V. demandó a la CAJA DE COMPENSACIÓN FAMILIAR DE LA DORADA –COMFAMILIAR-, con el fin de que se declarara la existencia de un contrato de trabajo a término fijo con duración de dos años, contados a partir del 2 de mayo de 2001 hasta el 1º de mayo de 2003, renovado por un periodo igual, ante la ineficacia de la estipulación que estableció periodos de prórroga sucesivos de seis en seis meses y que fue terminado en forma unilateral e injusta por la accionada. Con base en las declaraciones anteriores solicita que la entidad demandada sea condenada al pago de la indemnización por despido injusto, la indexación, los derechos probados en aplicación de las facultades ultra y extra petita y las costas.

Como fundamento de sus pretensiones dijo que trabajó ininterrumpidamente para la accionada, como Director Administrativo, mediante contrato de trabajo a término fijo de dos años contados a partir del 2 de mayo de 2000. Que el Consejo Directivo de la Caja, en sesión del 28 de marzo de 2003, decidió preavisarlo, determinación que, dijo, fue irregular por no haber sido tomada por la mayoría requerida y le fue comunicada el 31 de marzo siguiente. Agregó que, en reunión celebrada con el Consejo Directivo de la Caja el 2 de mayo de 2003, se decidió renovar su vinculo laboral por un periodo de dos años y se autorizó al presidente para elaborar el nuevo contrato, al que se le introdujeron modificaciones unilaterales de las condiciones de trabajo, con las que no estuvo de acuerdo, como, por ejemplo, fijar nuevamente periodo de prueba, pese a encontrarse laborando desde el 2 de mayo de 2001 e incluir una cláusula que establecía la ausencia de prórroga a su vencimiento y de la obligación del preaviso, con lo que desconoció imperativos mandatos legales. Que el 20 de febrero de 2004 la accionada dio por terminado el contrato de trabajo de manera unilteral y sin justa causa, pagándole una indemnización de $10´859.333.00, sin reparar que el vínculo laboral estaba vigente hasta el 1º de mayo de 2005. Que el parágrafo de la cláusula 5ª del contrato, sobre renovación, dispuso que si, antes de la fecha de vencimiento del término estipulado, ninguna de las partes avisaba por escrito a la otra su intención de no prórroga, con antelación no inferior a treinta días, éste se entendería renovado de seis en seis meses (folios 1 a 6 del primer cuaderno).

La accionada, al dar respuesta a la demanda, se opuso a la prosperidad de las pretensiones. En relación con los hechos aceptó que el demandante laboró en forma ininterrumpida, en calidad de Director Administrativo, desde el 2 de mayo de 2001, mediante contrato de trabajo a término fijo, pactado por dos años y prorrogado por un periodo igual; la terminación unilateral y sin justa causa del mismo en la fecha indicada; el pago de la indemnización en la cuantía señalada y la existencia de la cláusula 5ª citada. No propuso excepciones (folios 55 a 64 del primer cuaderno).

El Juzgado Segundo Civil del Circuito de la Dorada, mediante sentencia del 25 de noviembre de 2004, declaró: que entre las partes existió un contrato de trabajo a término fijo de dos años, contados desde el 2 de mayo de 2001 al 1º de mayo de 2003 y renovado por un periodo igual; que la parte final del parágrafo del artículo 5º del mencionado contrato era ineficaz; y que la terminación de la relación se produjo en forma unilateral y sin justa causa a partir del 20 de febrero de 2004. Condenó a la accionada al pago de la indemnización legal en cuantía de $55´849.000.00, debidamente indexada y le impuso las costas (folios 110 a 125 del primer cuaderno).

LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL

Al desatar el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Manizales, mediante sentencia proferida el 26 de julio de 2005, confirmó el fallo del a quo y condenó en costas de la segunda instancia a la accionada.

Con base en la demanda y su contestación, la carta de folio 13, la sentencia de primer grado y los escritos de alzada, el ad quem señaló que no existía controversia entre las partes en relación a la existencia del vínculo laboral, su modalidad contractual, su duración, ni en cuanto a su terminación unilateral y sin justa causa por parte de la accionada, quien incluso, observó, tomó la iniciativa de indemnizar al actor, por lo que circunscribió el conflicto jurídico en torno a la eficacia del parágrafo de la cláusula 5ª del contrato de trabajo, sobre renovación, cuyo texto reprodujo.

Al respecto señaló:

“Es entonces eminentemente jurídico el debate, como jurídica la primera decisión y como será la de la Sala, la cual se centrará en analizar el no discutido contenido de la cláusula contractual arriba transcrita, al tenor del artículo 46 del C.S. del T., modificado por el artículo 3º de la Ley 50 de 1990...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA