Auto Interlocutorio de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Penal nº 35791 de 27 de Junio de 2012 - Jurisprudencia - VLEX 552571446

Auto Interlocutorio de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Penal nº 35791 de 27 de Junio de 2012

EmisorSala de Casación Penal
PonenteLUIS GUILLERMO SALAZAR OTERO
Sentido del falloINADMITE
Tipo de procesoCASACIÓN
Tribunal de OrigenTribunal Superior Sala Única de Yopal
Número de expediente35791

Bogotá, D.C., veintisiete (27) de junio de dos mil doce (2012).

ASUNTO

Decide la Corte sobre la admisibilidad de la demanda de casación presentada por el defensor de L.E.M.C., contra la sentencia proferida por el Tribunal Superior de Yopal el 10 de noviembre de 2010, confirmatoria de la emitida en primera instancia por el Juzgado Tercero Penal del Circuito de la misma ciudad el 16 de septiembre del mismo año, mediante la cual condenó a éste procesado a la pena principal de 144 meses de prisión, como responsable del delito de acceso carnal abusivo con menor de catorce años.

HECHOS Y ACTUACIÓN RELEVANTE

El episodio fáctico en este asunto se sintetiza en los hechos acaecidos entre los meses de mayo y junio de 2009 en zona rural del Municipio de Yopal-Casanare, vía al corregimiento de Morichal, en inmediaciones del molino de arroz ‘D.’, hasta donde fue llevada la menor de catorce años I.D.F.M. por parte del ciudadano L.E.M.C., con quien sostuvo relaciones sexuales.

El 6 de julio posterior ante el Juez Segundo Penal Municipal de Yopal se adelantó la audiencia preliminar en la cual a solicitud de la Fiscalía fue impartida orden de captura en contra del incriminado y el 10 postrer del mismo mes una vez materializada se legalizó y formuló imputación por el delito de acceso carnal con menor de catorce años, disponiéndose en el mismo acto la detención preventiva de L.E.M.C..

La formulación de acusación se cumplió en audiencias rituadas los días 31 de agosto y 21 de septiembre de 2009 y una vez adelantada la audiencia preparatoria el 7 de octubre de emitieron las sentencias de primera y segunda instancia en los términos glosados previamente.

DEMANDA

Dos son los reproches que el impugnante aduce contra la sentencia recurrida.

El primero acusa violación directa de la ley sustancial “por falta de aplicación del principio de presunción de inocencia e in dubio pro reo”, con afirmado quebranto del art. 29 constitucional y 381 del C. de P.P.

Alude enseguida a los tres aspectos abordados por el Tribunal al desatar la apelación, destacando como equivocada la aceptación de los testimonios vertidos por los profesionales A.P.R., J.C. y C.G.S. que valoraron a la menor, por ser de referencia y por ende, inadmisibles, mientras que las pruebas aportadas por la defensa, como las declaraciones de la psicóloga A.G. y la practicante del B.F.M.P.B., denotan que la menor fue influenciada por su madre, lo que se evidencia en el juicio oral cuando ya no quiso hacer cargos al procesado.

Afirma la prosperidad del reproche, pues en su criterio la prueba de referencia no es admisible en este caso y se mantiene la duda que debe favorecer al condenado.

El segundo ataque es propuesto por vía indirecta acusando falso juicio de identidad, bajo el entendido que el fallo tergiversó lo depuesto por la psicóloga J.A.G.Z., quien realza cómo la menor fue presionada en las primeras entrevistas concedidas al CTI e ICBF, ratificado por la practicante de esta institución M.P.B..

Enfatiza el actor que dichos testimonios no fueron tenidos en cuenta por el fallador, como también que con lo depuesto por el doctor C.D.A. se conoce que la menor posee himen dilatable, de donde no es factible saber si tuvo relaciones carnales, a lo cual se agrega que I.D.F.M. en el juicio excluyó de toda responsabilidad al imputado.

Califica de trascendente el error acusado, bajo el entendido que con las pruebas citadas se sabe que la niña fue presionada por su progenitora para rendir versiones contrarias a la verdad, por lo que no estarían demostrados los hechos denunciados.

Solicita, así, casar el fallo impugnado.

CONSIDERACIONES
  1. No en vano la Corte ha persistido en relievar que...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba