Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Laboral nº de 10 de Mayo de 2011 - Jurisprudencia - VLEX 552593534

Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Laboral nº de 10 de Mayo de 2011

Ponente:Gustavo José Gnecco Mendoza
Fecha de Resolución:10 de Mayo de 2011
Emisor:Sala de Casación Laboral
Sentido del Fallo:NO CASA
Historial del Caso:Resuelve recurso contra sentencia de Tribunal Superior de Distrito Judicial de Cúcuta, de 19 de Marzo de 2009
RESUMEN

BUENA FE - No se admite cuando se pactan contratos de prestación de servicios, siguiendo pautas aparentes de legalidad , existiendo elementos claros de subordinación para el sector público INDEMNIZACIÓN MORATORIA - Ausencia de buena fe del empleador en la celebración sucesiva de contratos de prestación de servicios sin los requisitos del artículo... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Bogotá, D.C., diez (10) de mayo de dos mil once (2011).

Se pronuncia la Corte sobre el recurso de casación que interpuso el INSTITUTO DE SEGUROS SOCIALES contra la sentencia del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cúcuta, S.L., de fecha 19 de marzo de 2009, proferida en el proceso ordinario laboral que le sigue MÉLBER ANTONIO ACERO OLIVARES.

ANTECEDENTES

Mélber Antonio Acero Olivares demandó al Instituto de Seguros Sociales para que se declare la existencia de un contrato realidad, entre el 19 de junio de 2001 y el 30 de junio de 2003, y para que se le condene a reintegrarlo y a pagarle los salarios y prestaciones dejados de devengar hasta su reintegro.

En subsidio, reclamó el pago, por todo el tiempo servido, de cesantías e intereses, primas semestrales, de antigüedad, de servicios, de navidad, vacacional, bonificaciones por servicios prestados, bonificación por recreación, auxilio de bienestar social, subsidio familiar, auxilio de transporte, becas y auxilios convencionales, compensatorios, horas extras, festivos, recargos, aportes para seguridad social en pensiones, indemnización convencional por despido, perjuicios, derechos legales y convencionales, indemnización moratoria o indexación, hasta la fecha de ejecutoria de la sentencia y, a partir de esa fecha, los intereses moratorios.

Afirmó que estuvo vinculado al Instituto de Seguros Sociales, como trabajador oficial, entre el 19 de junio de 2001 y el 30 de junio de 2003, fecha en que fue desvinculado sin justa causa; que desempeñó el cargo de Médico General - Clínica ISS IPS y devengó una remuneración mensual de $2’000.000,oo; que cumplía labores subordinadas, en turnos de 8 horas diurnas y 8 horas nocturnas, de lunes a domingo; que el demandado no lo afilió a la seguridad social integral en salud, pensiones y riesgos profesionales, ni al subsidio familiar; que es beneficiario de la convención colectiva, por extensión, dado que el sindicato agrupa a más de la tercera parte de los trabajadores; que el empleador no le pagó las horas extras, dominicales, festivos, recargos, vacaciones, primas, cesantías ni intereses, pese a que en su caso se dio la figura jurídica del contrato realidad.

El Instituto de Seguros Sociales se opuso; negó los hechos e invocó en su defensa las excepciones de falta de jurisdicción y competencia, buena fe, contrato de prestación de servicios, ausencia de relación laboral, prescripción de la acción y compensación, entre otras (folios 59 a 76).

El Juzgado Primero Laboral del Circuito de Cúcuta, en sentencia de 13 de agosto de 2008, dispuso:

“PRIMERO: DECLARAR que entre el demandante M.A.A.O. (sic) y el INSTITUTO DE SUGUROS (sic) SOCIALES, existió una relación de trabajo verificada desde el 19 de junio de 2001 y el 25 de junio de 2003, de conformidad a lo expuesto en la parte motiva de esta sentencia.

“SEGUNDO: CONDENAR a la (sic) demandada (sic) INSTITUTO DE SEGUROS SOCIALES, a pagar a favor de la (sic) demandante M.A.A.O., las siguientes sumas de dinero:

“A.-Por cesantías, la suma de CUATRO MILLONES CIENTO CUARENTA MIL SEISCIENTOS NOVENTA Y CUATRO PESOS CON 16/100 ($4.140.694,16) MDA. CTE.

“B.-Por intereses a cesantías, la suma de TRESCIENTOS TREINTA Y TRES MIL TRESCIENTOS OCHENTA Y DOS PESOS ($333.382) MDA. CTE.

“C.-Por prima de servicios, la suma de CUATRO MILLONES CIENTO CUARENTA MIL SEISCIENTOS NOVENTA Y CUATRO PESOS CON 16/100 ($4.140.694,16) MDA. CTE.

“TERCERO: CONDENAR AL INSTITUTO DE SEGUROS SOCIALES, reconocer (sic) y pagar a favor del demandante a título de indemnización moratoria, la suma diaria de SESENTA Y NUEVE MIL TRESCIENTOS VEINTICUATRO PEASOS (sic) CON 66 /100 ($69.324,66) MDA. CTE., a partir del día 26 de junio de 2.003, en los términos del literal a) del artículo 65 del C.S.T., conforme a lo expuesto en la parte motiva.

“CUARTO: ABSOLVER a la (sic) demandada (sic) INSTITUTO DE SEGUROS SOCIALES, de las demás pretensiones incoadas por el demandante M.A.A.O. (sic), conforme a lo expuesto en la parte motiva.”

  1. LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL

    De la decisión de primer grado apeló el Instituto de Seguros Sociales y en razón de ese recurso el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cúcuta, S.L., en la sentencia aquí acusada, resolvió:

    “PRIMERO: MODIFICAR el numeral segundo en el sentido que (sic) la indemnización moratoria a la que allí se condena correrá a partir 7 (sic) de noviembre de 2003. REVOCAR los literales B y C del numeral primero, y CONFIRMAR en lo demás la sentencia de primera instancia, conforme a lo expuesto en la parte motiva.”

    El ad quem arguyó que el contrato de prestación de servicios es diferenciable del contrato de trabajo, como lo precisó la Corte Constitucional en la sentencia C-154/97 de 19 de marzo de ese año, cuyo texto reprodujo, para luego expresar que el demandante fungió como M. General y que las pruebas que obran en el proceso, como las órdenes de prestación de servicios, las constancias y los testimonios, dan fe de que cumplía horarios bajo continuada subordinación a cargo de los jefes de la entidad, encargados de supervisar el cumplimiento de sus funciones; que los elementos que usaba eran de propiedad del demandado y recibía órdenes del coordinador; que los contratos tuvieron algunas interrupciones, pero evidenciándose la existencia de continuidad de uno solo en la contratación que va desde el 19 de junio de 2001 al 30 de junio de 2003, por lo cual concluyó que el actor estaba subordinado y, por tanto, su relación estuvo regida por un contrato de naturaleza laboral, distinto del consagrado en el artículo 32 de la Ley 80 de 1993.

    Advirtió que no existe norma legal que disponga el pago de intereses sobre la cesantía, ni prima...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA