Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Penal nº 47209 de 5 de Octubre de 2016 - Jurisprudencia - VLEX 691996121

Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Penal nº 47209 de 5 de Octubre de 2016

Fecha de Resolución: 5 de Octubre de 2016
Emisor:Sala de Casación Penal
Número de Proceso:47209
Número de Providencia:SP14206-2016
Sentido del Fallo:NIEGA NULIDAD
Historial del Caso:Resuelve recurso contra sentencia de Tribunal Superior del Distrito Judicial de Medellín, Sala Penal, de 24 de Septiembre de 2015
RESUMEN

Procedencia: Tribunal Superior Sala Penal Justicia y Paz de MedellínDelitos: Concierto para delinquirFuente formal: Constitución Política de Colombia de 1991 art. 29 / Ley 975 de 2005 art. 2, 10, 11-A, 15, 23, 24, 26-1, 29, 49-4, 49-6, 49-8, 68 y 72 / Ley 599 de 2000 art. 27, 58, 61 y 135 / Ley 600 de 2000 art. 8, 19, 94 y 102 / Ley 1592 de 2012 art. 27 y 41 / Ley 906 ... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

República de Colombia

Corte Suprema de Justicia

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SALA DE CASACIÓN PENAL

L.A.H. BARBOSA

Magistrado Ponente

SP14206-2016

Radicación 47209

Aprobado Acta No. 312

Bogotá D.C., cinco (5) octubre de dos mil dieciséis (2016).

VISTOS

La Corte resuelve los recursos de apelación interpuestos contra la sentencia proferida por la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín el 24 de septiembre de 2015, respecto de los postulados EDILBERTO DE J.C.C., N.E.C.C., J.F.C.A., E.A.E.G., M.A.M.O., J.M.O.B. y W.L.V. TORRES, desmovilizados del Bloque Cacique Nutibara de las AUC.

ANTECEDENTES FÁCTICOS:

Antes de adoptar la decisión correspondiente y con el propósito de facilitar el cabal entendimiento de las conductas objeto de juzgamiento en este proceso, su gravedad e incidencia en las comunidades afectadas por ellas, la Corte estima indispensable referirse al marco histórico dentro del cual surgió el Bloque Cacique Nutibara, labor en la cual se apoyará en lo consignado por el Tribunal en el fallo recurrido, con fundamento en la actuación donde se origina. No se hará un recuento del origen de las autodefensas porque la S. en varios pronunciamientos se ha referido al mismo y a él se remite.

El Bloque Cacique Nutibara

Acorde con lo establecido en la sentencia de primera instancia, las Autodefensas Unidas de Colombia tuvieron una fuerte presencia en la ciudad de Medellín y su área metropolitana desde mediados de los años noventa, situación favorecida por la creación de la Cooperativa Coosercom y de las Convivir, por el apoyo de algunos sectores de la fuerza pública, de líderes políticos y del sector privado, así como por el arraigo del narcotráfico y de las bandas criminales que se relacionaron entre sí y también con los grupos paramilitares.

El origen del fenómeno de violencia en la ciudad se encuentra en varias situaciones acaecidas en los años ochenta. Así, los campamentos de paz del M-19, establecidos en el marco de los diálogos con el gobierno de B.B., crearon un espacio de formación política y militar para los jóvenes de las zonas donde se ubicaron y una vez rotas las conversaciones, los integrantes se dedicaron a la delincuencia común o integraron bandas criminales. Con posterioridad se crearon las milicias populares como soporte de los grupos insurgentes, las cuales desplazaron a las bandas y asumieron el control de varios barrios de Medellín en medio de violentas confrontaciones.

Esta situación propició la negociación con el Gobierno Nacional, la cual culminó con la desmovilización en 1994 de alrededor de 650 jóvenes de las «Milicias Populares del Pueblo y para el Pueblo», con la consecuente conformación de la Cooperativa de Vigilancia y Servicios Comunitarios COOSERCOM, apoyada y financiada por el Gobierno Nacional, agrupación que contaba con armas amparadas por el Estado y que ante la ausencia de reglas claras sobre su actuar, incurrió en múltiples excesos que condujeron a la cancelación del proyecto.

A mediados de 1996, por petición de algunos militares ingresó al sector de Belén Altavista un grupo de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá al mando de C.V., alias «Cepillo», con el objetivo de combatir a las milicias. En desarrollo de dicho propósito, el 29 de junio de ese año el grupo ilegal asesinó a 19 personas en el parqueadero de buses de dicho corregimiento.

Por la misma época, previa solicitud de varios sectores sociales y miembros de la fuerza pública, llegó a Medellín el Frente J.L.Z. de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio con la misma finalidad antisubversiva. A partir de esa estructura, D.F.M.B., alias «Don Berna» y L.E.Z.A. crearon el Bloque Cacique Nutibara con epicentro en los barrios Belén Aguas Frías, Belén Zafra y Belencito, lugar desde el cual pretendían «recuperar» la comuna 13 dominada por las milicias urbanas.

Por demás, la consolidación del proyecto paramilitar en Medellín se posibilitó por la existencia de otros actores armados que se integraron o interactuaron con los grupos de autodefensa que operaron en la ciudad, así:

a) La «Oficina de Envigado», estructura delictiva dedicada al narcotráfico, la extorsión y los cobros de cuentas. Facilitó la articulación de las diferentes bandas criminales y su incorporación a los grupos de autodefensas.

b) Las bandas criminales suministraron el personal para engrosar las filas paramilitares a través de procesos de subordinación, cooptación o absorción. Incluso en el segundo semestre de 2001 D.F.M.B. se reunió en el municipio de Sopetrán con más de 300 líderes de bandas y combos que se integraron al Bloque Cacique Nutibara.

c) En el año 1999 ingresó a la ciudad otro grupo de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá al mando de C.M.G.F., alias «C.R. o «Doble Cero», denominado Bloque Metro, que se asoció con los líderes de las bandas criminales y los combos de los barrios para combatir a las milicias, con lo cual pudo dominar amplios sectores de la ciudad entre ellos los barrios La Sierra, Moravia, El Bosque y el Oasis, entre otros. Sin embargo, entró en disputa territorial con el Bloque Cacique Nutibara, estructura que terminó prevaleciendo porque exterminó a muchos de sus integrantes y absorbió a los restantes.

ACTUACIÓN PROCESAL:

Respecto de cada postulado la Fiscalía inició un proceso que tuvo diferentes vicisitudes hasta que finalmente confluyeron en la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín que el 28 de noviembre de 2011 decidió acumular los expedientes de J.F.C.A., E.D.J.C.C., N.E.C.C. y J.M.O.B..

La audiencia de control de legalidad de los cargos de los procesos acumulados se inició el 30 de enero de 2012 y culminó el 4 de marzo del año 2013. En su desarrollo se ordenó la acumulación de los procesos seguidos contra E.A.E.G. y W.L.V. TORRES, previa solicitud de la fiscalía.

El 4 de septiembre de 2013, al estudiar la legalidad de los cargos, el Tribunal excluyó oficiosamente del proceso transicional a los siete postulados porque consideró que no reunían los requisitos de elegibilidad. Esta determinación fue anulada el 23 de julio de 2014 por esta Corporación al resolver la impugnación propuesta por las partes e intervinientes. En consecuencia, la primera instancia continuó el trámite, realizó el incidente de reparación integral del 9 al 13 de marzo de 2015 y, finalmente, el 24 de septiembre de 2015 profirió sentencia respecto de la cual la Fiscalía, el Ministerio Público, la Defensa y los apoderados de víctimas interpusieron el recurso de apelación que se procede a desatar.

CARGOS FORMULADOS A LOS POSTULADOS:

Los cargos imputados por la Fiscalía 45 Delegada de la Unidad Nacional de Justicia y Paz que fueron aceptados por los postulados son los que a continuación se relacionan e incluye la tipificación legalizada y la conclusión del Tribunal sobre la verdadera causa de cada delito.

J.F.C.A..

Cargo 1. Concierto para delinquir; fabricación, tráfico y porte de armas de fuego o municiones; utilización ilegal de uniformes e insignias.

Este postulado ingresó al Bloque Cacique Nutibara en enero de 1999 y operó en los barrios R.A., Civitón, Los Pomos, El Mirador y Curazao de la Comuna 7 y tuvo bajo su mando a unas 15 personas hasta el 19 de noviembre de 1999, cuando fue capturado por el homicidio de L.F.H.S., del cual posteriormente sería absuelto. Al salir de la prisión, el 8 de noviembre de 2000, se reintegró a la banda «Civitón» liderada por E.O.N.V., la cual hacía parte del grupo paramilitar. Dentro de esa estructura delictiva cometió múltiples delitos, utilizó uniformes de uso privativo de la Fuerza Pública y portó armas de fuego de defensa personal.

Cargo 2. Homicidio agravado del menor E.A.A.U..

El 22 de febrero de 1999 J.F. CHICA dio muerte con arma de fuego al menor E.A.A.U., de 17 años, a quien apodaban «Mueloncito» o «Muelas», en la calle 76 C # 90-10 al frente de la Urbanización Curazao del barrio R.A.. De acuerdo con su versión, lo asesinó siguiendo órdenes de su comandante L.A.M.R. porque era colaborador de las milicias o miembro de la guerrilla. Sin embargo, la evidencia reveló que su muerte obedeció a sus antecedentes judiciales y hábitos personales de consumo de drogas.

Cargo 3. Homicidio en persona protegida de C.A.Q..

El 17 de octubre de 2001 J.F.C.A. dio muerte con arma de fuego al joven C.A.Q., de 21 años de edad, en el sitio conocido como «El Paredón», localizado en la carrera 85 B con calle 77 A del barrio R.V.F..

De acuerdo con su versión, cometió el homicidio en compañía de M.B.P., alias «Cocho», por orden de L.A.M.R., porque el joven «estaba trayendo gente de otros barrios» para identificar a los miembros de las autodefensas. En la sentencia se señaló como verdadero móvil la práctica de los grupos armados ilegales de ejercer control social sobre los pobladores imponiéndoles reglas arbitrarias de comportamiento como las de no concurrir o no permanecer en determinados sitios o a determinadas horas o no realizar ciertos actos o conductas, bajo la amenaza de escarmiento o represalia, que puede llegar hasta la ejecución arbitraria o extrajudicial de quien desobedezca esos mandatos.

Cargo 4. Homicidio agravado de L.F.H.S..

El 18 de julio de 1999 J.F. CHICA asesinó con arma de fuego a L.F.H.S. en el sector «El Depósito» del barrio Robledo Aures, en la carrera 91 B # 77 DD 4. Según el postulado, cometió el homicidio en compañía de L.A.N.V. y S.A.T.A., siguiendo las órdenes de L.A.M.R., porque el joven transportaba personas que no vivían en el barrio con el fin de retomarlo. El fallo concluyó que el crimen obedeció a los antecedentes de la víctima y a sus relaciones con A.R. quien había sido...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA