Auto de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil y Agraria nº T 1100102030002017-02496-01 de 21 de Noviembre de 2017 - Jurisprudencia - VLEX 697736929

Auto de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil y Agraria nº T 1100102030002017-02496-01 de 21 de Noviembre de 2017

Fecha de Resolución:21 de Noviembre de 2017
Emisor:Sala de Casación Civil y Agraria
Número de Proceso:T 1100102030002017-02496-01
Número de Providencia:ATC7735-2017
Sentido del Fallo:DECLARA NO PROBADO INCIDENTE DE DESACATO
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

A.W.Q.M.

Magistrado ponente

ATC7735-2017

Radicación nº 11001-02-03-000-2017-02496-01

(Aprobado en sesión de veintiuno de noviembre de dos mil diecisiete)

Bogotá, D.C., veintiuno (21) de noviembre de dos mil diecisiete (2017).

Se decide el incidente de desacato formulado por M.T.M. de D. y M.C.S. de Chicacausa contra el Juzgado Treinta y Uno de Familia de Bogotá - Doctora M.E.P.B..

ANTECEDENTES
  1. M.T.M. de D. y M.C.S. de Chicacausa, al considerar conculcados sus derechos fundamentales al debido proceso y al acceso a la administración de justicia por parte del Juzgado Treinta y Uno de Familia y la Sala de Familia del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, en el juicio sucesorio de C.C.Y., incoaron acción de tutela contra dichas sedes judiciales, solicitando «revocar los autos de 28 de noviembre de 2016, «24» de julio y 4 de septiembre de 2017 dictados por el Juzgado accionado, así como el proveído de 17 de julio de 2017 emanado del Tribunal citado; disponer que en el proceso referenciado sean reconocidos M.T.M. de D., M.C.S. de Chicacausa, M.L.M. y L.H.S.M. como herederos de L.A.C.; y ordenar el traslado del expediente al Juzgado 3º de Familia de Bogotá que inicialmente lo tramitó».

  2. El supuesto fáctico en que se soportó tal ruego constitucional fue compendiado por esta S., en sentencia de 20 de septiembre de 2017 (STC14941-2017), en los siguientes términos:

    2.1. C.C.Y. figura como propietaria del 33% del predio denominado La Esperanza, identificado con el folio de matrícula inmobiliaria nº 50N-20416978 de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos; y contrajo nupcias con P.C..

    2.2. C. falleció el 9 de diciembre de 1926, no dejó descendencia pero, mediante escritura pública nº 632 de 2 de diciembre de 1926 de la Notaría 1ª de Chía, otorgó testamento designando heredero universal de todos sus bienes a su cónyuge.

    2.3. Años después P.C. contrajo segundas nupcias con J.M., quien tenía una hija de nombre M.B.M.. De este matrimonio nació L.A.C.M..

    2.4. Tras los decesos de M.B.M. ocurrido el 13 de noviembre de 1954, P.C. el 9 de mayo de 1970 y J.M. el 27 de marzo de 1972, L.A.C.M. inició la sucesión de C.C.Y. ante el Juzgado 3º de Familia de Bogotá, siendo reconocido como heredero por transmisión de su progenitor.

    2.5. L.A. falleció el 3 de julio de 2010 sin haber dejado descendencia, motivo por el cual los hijos de su hermana media por vía materna, M.B.M., esto es, M.T.M. de D., M.C.S.M. de Chicacausa, M.L.M. y L.H.S.M., iniciaron la sucesión notarial en condición de herederos de su tío, rito que llegó a feliz término tras la adjudicación del único inmueble que para esa época conocían como de propiedad del causante, identificado con la matrícula nº 50N-263096.

    2.6. Sin embargo, posteriormente se enteraron que estaba en curso el proceso sucesorio de C.C.Y., en el que su tío fue reconocido como heredero, por lo cual intentaron ser admitidos, a su vez, como herederos de L.A.C.M., lo que fue negado por el Juzgado criticado con auto de 15 de julio de 2016, al considerar que los bienes adquiridos por herencia o legado se excluyen de la sociedad conyugal, por lo cual los peticionarios «no tendrían parentesco alguno con el heredero testamentario P.C., a quien la causante testó, pues la señora B.M. no tenía ningún vínculo de parentesco con el ya citado».

    2.7. Después de otras incidencias como la instauración por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar de un nuevo proceso de sucesión de C.C.Y., admitido por el Juzgado 5º de Familia de Bogotá, en el que las accion[ant]es y todos los sobrinos de L.A.C.M. solicitaron la nulidad de lo actuado mediante incidente que, aducen las solicitantes, no ha sido resuelto; la reasignación de ambos expedientes al Juzgado 31 de Familia de Bogotá, coincidentemente; y la expedición del auto de 19 de septiembre de 2016 por la Sala de Familia del Tribunal Superior de Bogotá, en el que ordenó a éste Juzgado liquidar de manera conjunta la sociedad conyugal de C.C.Y. y P.C.; las tutelantes censuran la pasividad del actual Juzgado de conocimiento porque no ha adoptado decisiones para acatar lo decretado por su superior, para conservar las medidas cautelares convalidadas por dicha Colegiatura, ni ha resuelto el incidente de nulidad por ellos incoado.

    2.8. También critican que se haya reconocido a C.A.M. y F.M.P., quienes alegan ser cesionarios de derechos herenciales de L.A.C.; que se haya aceptado la intervención de L.E., J.I., M.C., C.R. y J.E.B.C. como herederos, no obstante que años atrás esas mismas solicitudes fueron desestimadas.

    2.9. De otro lado, reprocharon que las dos sucesiones de C.C.Y. fueran acumuladas bajo la consideración de que en ambas únicamente fue reconocido el ICBF como heredero de L.A.C.M., no obstante que esto no fue decidido en la sucesión iniciada ante el Juzgado 3º de Familia; sin previamente resolver el incidente de nulidad que está en curso; así como que con proveídos del 15 de julio y 28 de noviembre de 2016 fuera negado el reconocimiento de las tutelantes como herederas de P.C. y C.C.Y., en condición de sobrinas de L.A.C.M., a pesar de que en todos los demás trámites que han incoado, judiciales y extrajudiciales, sí obtuvieron esa declaración -incluso en un tercer juicio de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA