Auto de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil nº 68001-31-03-001-2011-00053-01 de 16 de Mayo de 2018 - Jurisprudencia - VLEX 726922233

Auto de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil nº 68001-31-03-001-2011-00053-01 de 16 de Mayo de 2018

Fecha de Resolución:16 de Mayo de 2018
Emisor:Sala de Casación Civil
Número de Proceso:68001-31-03-001-2011-00053-01
Número de Providencia:AC1924-2018
Sentido del Fallo:ACEPTA DESISTIMIENTO
Historial del Caso:Resuelve recurso contra sentencia de Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga, Sala Civil-Familia
RESUMEN

Procedencia: Tribunal Superior Sala Civil - Familia de BucaramangaFuente formal: Código General del Proceso art. 342 / Código General del Proceso art. 343 / Código General del Proceso art. 345 / Código General del Proceso art. 392 núm. 9 / Código General del Proceso art. 393Asunto: La parte demandante interpuso recurso extraordinario de casación que fue admitido por... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

AC1924-2018

Radicación nº 68001-31-03-001-2011-00053-01

Bogotá D.C., dieciséis (16) de mayo de dos mil dieciocho (2018).

Decídese lo pertinente respecto al desistimiento de las pretensiones de la demanda y por ende del recurso de casación interpuesto por los demandantes A. y J.H.M., B.H. de A. y Y.H. de G. por intermedio de su apoderado judicial, frente a la sentencia de 14 de febrero de 2013, proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga, Sala Civil-Familia, dentro del proceso que promovieron contra C.S. de Higuera, O.A., N.R. y S.E.H.S..

ANTECEDENTES
  1. La demanda se fundamentó en que los demandados «oculta[ron] un bien perteneciente a la sociedad conyugal conformada por los señores C.S. y A.H.R., y a la sucesión de éste último, [por tanto], se hicieron merecedores de las sanciones contempladas en los artículos 1288 y 1824 del Código Civil».

    Surtida la primera instancia, el Juzgado 1º Civil del Circuito de B. dictó sentencia desestimatoria de las pretensiones, con fecha 5 de junio de 2012 (folios 207 a 224 del cuaderno 1). Esta decisión fue confirmada con providencia de 14 de febrero de 2013, al desatarse el remedio vertical (folios 18 a 29 del cuaderno 4 del Tribunal).

  2. La resolución de segundo grado fue impugnada en casación el 20 de febrero de 2013 por la parte demandante (folio 30, ejusdem), concedida por la Corte según auto de 23 de abril de 2014 (folios 10 a 18, cuaderno 1, Corte).

  3. Esta Corporación, mediante proveído de 12 de febrero de 2015, admitió el remedio extraordinario y corrió traslado a la recurrente para los efectos y en los términos del artículo 373 del Código de Procedimiento Civil (folio 10, cuaderno 2, ibídem).

  4. El 5 de abril de 2018 se allegó escrito de desistimiento frente a las pretensiones de la demanda y del recurso extraordinario, por conducto del apoderado de los demandantes y coadyuvado por la representante judicial de los convocados O.A., N.R. y S.E.H.S., sin que hubiera manifestación alguna por parte de la enjuiciada C.S. de Higuera (folios 64 y 65, idem), a pesar de argüirse que se actuaba en su nombre, pues no hay constancia de que se tenga poder para esto.

CONSIDERACIONES
  1. Cuestión de primer orden es precisar que, a pesar de entrar en vigencia de manera íntegra el Código General del Proceso desde el 1º de enero de 2016, al sub lite no resulta aplicable por consagrar, en el numeral 5º de su artículo 625, que los recursos interpuestos, entre otras actuaciones, deben surtirse empleando «las leyes vigentes cuando se interpusieron».

    Y como el que ahora ocupa la atención de la Sala fue iniciado bajo el imperio del Código de Procedimiento Civil, será este ordenamiento el que siga rigiéndolo, por el principio de la ultractividad de la vigencia de la Ley en el tiempo.

  2. El artículo 342 de la anterior codificación adjetiva dispone que «[e]l demandante podrá desistir de la demanda mientras no se haya pronunciado sentencia que ponga fin al proceso. Cuando el desistimiento se presente ante el superior por haberse interpuesto por el demandante apelación de la sentencia o casación, se entenderá que comprende el de recurso»

    A continuación enuncia: «[e]l desistimiento implica la renuncia de las pretensiones de la demanda en todos aquellos casos en que la firmeza de la sentencia absolutoria habría producido efectos de cosa juzgada. El auto que acepte el desistimiento producirá los mismos efectos de aquella sentencia» y al igual, «debe ser incondicional, salvo acuerdo de las partes, y sólo perjudica a la persona que lo hace y a sus causahabientes».

    Y el precepto 345 ibídem, prevé: «[s]iempre que se acepte un desistimiento se condenará en costas a quien desistió, salvo que las partes convengan otra cosa o que se trate del desistimiento de un recurso ante el juez que lo haya concedido».

  3. Estos enunciados normativos establecen unas reglas de (i) legitimación, (ii) oportunidad y, (iii) contenido, que involucrados en el desistimiento de la demanda, deben ser constatados por el juzgador en el caso particular.

    3.1. En lo relativo con la legitimación, la solicitud puede ser incoada directamente por el demandante al atribuirse el derecho sustancial reclamado, o a través de apoderado judicial con facultad expresa para ese fin, en este último caso conforme a las reglas de excepción previstas en el canon 343 ídem relativas a: (i) los incapaces y sus representantes; (ii) curadores ad litem, a menos que en estos dos casos preceda licencia judicial que puede conceder el mismo juez del desistimiento; (iii) los apoderados judiciales sin poder suficiente para ese propósito y; (iv) los representantes judiciales de la Nación y entidades territoriales de ley, salvo autorización obtenida en los términos del canon 341 idem.

    3.2. Puede ser peticionado antes de producirse la sentencia entendida como aquél proveído capaz de finiquitar la actuación procesal; no obstante, también se autoriza intentarlo ante el superior por haberse interpuesto por el demandante apelación de la sentencia o casación, caso en el cual el legislador, bajo un criterio de atracción, entendió incorporada la declinación del recurso en trámite.

    3.3. El desistimiento debe ser incondicional en el sentido de que implique en abandonarlo, sin ningún tipo de requisito o calificación de las pretensiones enarboladas, de allí que, sea unilateral y que proceda con independencia de la voluntad de los accionados.

    3.4. En cuanto a los efectos del desistimiento de la demanda por parte del actor, en tratándose de aquellos eventos en que la sentencia absolutoria pudiera surtir los efectos de cosa juzgada, el auto que lo autoriza tiene iguales consecuencias. Además, deberán imponerse costas a favor de la contraparte, sin perjuicio de la previsión exonerativa destacada en el numeral 9º del artículo 392 del Estatuto Procesal Civil.

  4. En el sub lite¸ frente a la solicitud de desistimiento vista a folio 61 del presente cuaderno, es menester efectuar las siguientes reflexiones:

    4.1. El objeto del pedimento consistió en: (i) «desist[ir] de las pretensiones de la demanda instaurada y por ende del recurso de casación interpuesto dentro del proceso de la referencia»; (ii) «dar por terminado el proceso y archivar el expediente»; y (iii) la abstención de «condenar en costas y perjuicios a los demandantes, por convenio mutuamente con la contraparte».

    4.2. El abogado que suscribe el pedimento funge como apoderado judicial común de los demandantes A. y J.H.M., B.H. de A. y Y.H. de G. con facultad expresa de desistir, según poderes especiales (folios 1, 2, 3, 4 del cuaderno principal).

    La mayoría de los demandados apoderaron conjuntamente a su mandatario jurídico con explícito poder para desistir (folios 93, 132 y 159 ibídem), quien a su vez, sustituyó la vocería en iguales condiciones a su colega reconocida dentro de la foliatura (folio 48 del cuaderno del Tribunal). La convocada C.S. de Higuera, de este proceso, confió su representación a un profesional del derecho diferente al de los demás codemandados (folio 128 idem).

    4.3. La solicitud de desistimiento fue suscrita por el abogado de los demandantes y coadyuvada por la apoderada sustituta de los demandados O.A., N.R. y S.E.H.S..

    4.4. Por cuanto en la solicitud de desistimiento se afirmó haber sido suscrita por la abogada sustituta de todos los accionados, sin tener en cuenta que C.S. de H. había designado en el expediente un procurador judicial diferente, por auto de 13 de abril de 2018 esta Corporación requirió a la abogada que se abrogó el mandato para que acreditara el apoderamiento. Vencido el término dispuesto en el proveído la interesada guardó silencio.

    4.5. Se colige que el desistimiento de las pretensiones de la demanda y, por ende, del recurso de casación que se encuentra en trámite ante la Corte, reúne los requisitos del artículo 342 del Código Procesal Civil para su decreto favorable, por las siguientes razones:

    1. Fue incoado por el apoderado judicial de todos los demandantes con facultad expresa para realizarlo y no está incurso en las excepciones del artículo 343 ibídem.

    2. La súplica fue sin condicionamiento alguno, en tanto se pidió la extinción de la causa y su archivo.

    3. Como los recurrentes en casación son los mismos actores, su decisión pone fin a este último, el cual se entiende declinado por su manifestación.

    4. No se ha pronunciado sentencia que ponga fin al proceso, por cuanto se encuentra pendiente de fallo el remedio extraordinario, siendo la última actuación la réplica por algunos de los demandados (folios 52 a 59, cuaderno Corte), dando cuenta de una presentación oportuna del desistimiento.

      4.6. Comoquiera que por la naturaleza de las pretensiones y hechos de la demanda en el presente caso, su sentencia absolutoria habría producido los efectos de cosa juzgada, el desistimiento llamado a declararse en esta providencia implica el decaimiento del petitum, la terminación del proceso y su posterior archivo con fuerza de cosa juzgada.

      4.7. En cuanto a los efectos económicos, no habrá condena en costas para los demandantes frente a los convocados O.A., N.R. y S.E.H.S., en razón de que las partes convinieron que no habría lugar a su imposición, de lo que da cuenta el aval del apoderado de los accionados en que se autoriza tal proceder, estando facultado para esto.

      Frente a la demandada C.S. de Higuera de quien no existe prueba del consenso para el desistimiento promovido, como consecuencia de no acreditarse apoderamiento para la coadyuvancia, ni su intervención directa, para la cual debe considerarse:

    5. Respecto al desistimiento de las pretensiones del libelo, emerge la acreditación de costas en primera instancia, cuando allí la prenombrada convocada contestó la demanda y propuso excepciones de fondo, intervino en la realización de la audiencia de que trata el artículo 101 del CPC., (folios 120 a 127 y 175 del cuaderno principal) e impetró excepciones dilatorias (folios 1 a 3 del cuaderno de previas). Estos elementos de juicio, ponderados bajo los criterios del numeral 3º, artículo 393 ibídem y cánones 3, 4 y 6 del Acuerdo 1887 de 2003 de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, marcan la pauta razonable para imponer como agencias en derecho la suma de $4.000.000,oo.

    6. En segunda instancia no aparece acreditada actuación de la demandada en comentario dando lugar a relevar de la carga de costas por este concepto. Resulta legítimo compartir el criterio frente al recurso de casación, comoquiera que si bien fue adosado escrito de réplica anunciado que se esgrimía en representación de C.S. de Higuera, lo cierto es que la abogada que allegó el escrito no probó ostentar vocería judicial, como en líneas anteriores se dijo; así las cosas, por no haberse demostrado su causación, tampoco habrá condena en costas por este concepto.

DECISIÓN

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, en Sala de Casación Civil, resuelve:

  1. Aceptar el desistimiento de las pretensiones de la demanda y del recurso de casación presentado por los demandantes A. y J.H.M., B.H. de A. y Y.H. de G. por intermedio de su apoderado judicial y por esta razón se declara la terminación del presente proceso con efecto de cosa juzgada para su archivo posterior.

  2. Condenar a la parte demandante al pago de costas a favor de C.S. de H. solamente respecto a la actuación surtida en primera instancia, para lo cual se fija como agencias en derecho la suma de $4.000.000,oo.

  3. Sin costas en casación, ni en apelación.

Por Secretaría, remítase el expediente al despacho judicial de origen.

N..

A.W.Q.M.

Magistrado

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS