Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil y Agraria nº de 11 de Enero de 2019 - Jurisprudencia - VLEX 762766601

Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil y Agraria nº de 11 de Enero de 2019

Fecha de Resolución:11 de Enero de 2019
Emisor:Sala de Casación Civil y Agraria
Número de Providencia:SC5689-2018
Sentido del Fallo:NO CASA
RESUMEN

Tema: PROVIDENCIA EN PROCESO DE ANÁLISIS Y TITULACIÓN POR LA RELATORÍA - La providencia puede ser descargada desde los formatos Word y Pdf

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

AROLDO WILSON QUIROZ MONSALVO

Magistrado Ponente

SC5689-2018

Radicación nº 54001-31-10-002-2005-00058-01

(Aprobada en Sala de siete de marzo de dos mil dieciocho)

Bogotá, D.C., once (11) de enero de dos mil diecinueve (2019).

Decídense los recursos de casación interpuestos por N.M. y la Fundación El Niño Huerfanito frente a la sentencia de 19 de febrero de 2013, proferida por la Sala Civil - Familia del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cúcuta, en el proceso ordinario de filiación extramatrimonial promovido por la primera recurrente contra M.C.L.L. como heredera determinada de H.A.L.R. y los herederos indeterminados de éste, trámite al cual compareció M.V.R. en condición de heredero universal testamentario del causante, quien a su vez fue sustituido procesalmente por la segunda impugnante.

ANTECEDENTES 1.- Al tenor de la demanda y su escrito subsanatorio, N.M. pidió declarar que es hija extramatrimonial de H.A.L.R., que posee vocación hereditaria por lo cual tiene derecho a intervenir en el juicio sucesoral de éste, y que se ordene la inscripción de la sentencia en los registros correspondientes (folios 2 a 7 y 12, cuaderno 1). 2.- Sustentó sus aspiraciones en los hechos que se compendian así:

2.1. Desde el mes de enero de 1956 y por espacio de 8 años, H.A.L.R. sostuvo una relación sentimental extramatrimonial con D.M., fruto de la cual nació N.M..

2.2. Él informal y permanentemente reconoció a dicha descendiente ante el entorno social, al punto que M.C.L. de L. -primogénita del padre- le dio el trato de hermana media.

2.3. H.A. falleció el 12 de enero de 2003, sin que tuviera sociedad conyugal y se desconoce si dejó voluntad testamentaria.

  1. - Una vez notificada del auto admisorio, M.C.L. de L. se opuso a las pretensiones y formuló las excepciones de «ausencia de efectos patrimoniales de la pretendida filiación extramatrimonial» y «falta de legitimación en la causa por pasiva de la demandada» (folios 69 a 73, ib.)

    La curadora ad litem designada a los herederos indeterminados del presunto padre manifestó estarse a lo que se pruebe en autos (folios 63 a 64).

    Al trámite compareció M.V.R. (folios 22 a 23, ejusdem), quien fue reconocido como accionado en condición de heredero universal testamentario del presunto padre, sin que oportunamente replicara la demanda.

  2. - Agotado el rito pertinente, el Juzgado Segundo de Familia de Cúcuta accedió a la pretensión de filiación, por lo que declaró que N.M. es hija extramatrimonial de H.A.L.R.; ordenó la inscripción de tal determinación; y dispuso que surte efectos patrimoniales respecto de M.V.R. pero no en relación con M.C.L. de L. (folios 275 a 287, cuaderno 1).

  3. - Apelada ésta decisión por la demandante y por la Fundación El Niño Huerfanito, quien compareció en esta etapa como sucesora procesal de M.V.R. tras su fallecimiento, el ad-quem la confirmó íntegramente.

    LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL

    Tras aducir que en el juicio concurren los presupuestos procesales y recordar el ordenamiento jurídico que rige la filiación, el Tribunal señaló que no es de recibo la alegación de la demandante según la cual M.C.L. de L. carece de legitimación por pasiva porque fue desheredada por su padre, postura en que también se basa la excepción perentoria propuesta por ésta última, pues lo cierto es que sí tiene interés en el litigio debido a que su desheredamiento no afecta la condición de hija; además la jurisprudencia ha establecido que cuando ha fallecido el presunto padre no sólo son legítimos contradictores los descendientes inmediatos de éste sino también todo el que tenga un interés serio.

    Agregó el juzgador ad-quem que valoradas las pruebas en conjunto no cabe duda de que H.A.L.R. es el padre de la reclamante, pues así lo demostraron las declaraciones rendidas en el proceso y el examen de ADN, que arrojó un índice de probabilidad acumulada de paternidad del 99.999461953%.

    De otro lado, respecto de los efectos patrimoniales que a favor de la promotora estableció el a-quo, aspecto sobre el que versa la apelación elevada por la Fundación El Niño Huerfanito, anotó que la demanda fue radicada dentro del lapso de dos años consagrado en el artículo 7º de la ley 45 de 1936 modificado por el canon 10º de la ley 75 de 1968 y que M.V.R. compareció al proceso antes de vencerse el plazo previsto en el artículo 90 del Código de Procedimiento Civil; lo que no aconteció en relación con N.M., al ser vinculada con posterioridad.

    Por ende, concluyó, no erró el juzgador de primera instancia al decidir que la filiación extramatrimonial reconocida surte efectos patrimoniales respecto de M.V.R., pero no en lo que atañe a M.C.L. de L..

    Finalmente consideró inviable la petición de la demandante tendiente a que declarara que los aludidos efectos patrimoniales se extienden a cualquier persona, toda vez que, conforme al ordenamiento jurídico, sólo cobijan a quienes se hayan hecho parte en el proceso.

    LAS DEMANDAS DE CASACIÓN

    La demandante y la Fundación El Niño Huerfanito incoaron recurso extraordinario de casación, los que sustentaron con sendas demandas, de la primera la Sala admitió los dos iniciales reproches (folios 7 a 30, cuaderno de la Corte) y de la segunda ambos cargos (folios 34 a 45, ib).

    Como quiera que el embate final propuesto por la entidad citada se funda en la causal 5ª del artículo 368 del Código de Procedimiento Civil, el estudio de la Corte allí se iniciará, por ser el orden lógico en la medida en que es de rigor despachar primero los embates que imputan al Tribunal errores in procedendo.

    DEMANDA DE LA FUNDACIÓN EL NIÑO HUERFANITO

    CARGO SEGUNDO

    Con base en la causal quinta de casación prevista en el artículo 368 del Código de Procedimiento Civil, la recurrente alega que en el rito se incurrió en el motivo 9º de nulidad consagrado en el artículo 140 de la obra citada.

    En desarrollo del cargo aduce que M.V.R., gracias al llamado edictal destinado a los herederos indeterminados del presunto padre, compareció al proceso deprecando ser notificado personalmente del auto admisorio de la demanda. Sin embargo, el a-quo lo tuvo por enterado por conducta concluyente, previa petición de la promotora, a pesar de que el estrado judicial en pretérita oportunidad había desestimado esa forma de vinculación.

    Tal proceder, añadió la recurrente, vulneró los derechos a la defensa y al debido proceso de tal enjuiciado, porque requería que él previamente conociera del contenido del auto admisorio y así lo manifestara por escrito, lo que se incumplió.

CONSIDERACIONES
  1. - Cuestión de primer orden es precisar que a pesar de entrar en vigencia de manera íntegra el Código General del Proceso desde el 1º de enero de 2016, al sub lite no resulta aplicable por consagrar, en el numeral 5º de su artículo 625, que los recursos interpuestos, entre otras actuaciones, deben surtirse empleando «las leyes vigentes cuando se interpusieron».

    Y como el que ahora ocupa la atención de la Sala fue iniciado bajo el imperio del Código de Procedimiento Civil, será este ordenamiento el que siga rigiéndolo, por el principio de la ultractividad de la vigencia de la ley en el tiempo.

  2. - El motivo quinto de casación al que acude la impugnante comprende, necesariamente, la configuración de alguna de las causales de nulidad previstas de manera taxativa en el Código de Procedimiento Civil y bajo la condición de que no se haya convalidado, expresa o tácitamente.

    En criterio de la Corte, sólo la falencia que genera un grave traumatismo para el pleito por su importancia, expresa consagración legal y ausencia de corrección, justifica que se ordene la repetición de una o varias etapas que se encuentran superadas.

    Sobre esta temática la Sala ha indicado:

    [L]a procedencia de la causal 5ª de casación, por haberse incurrido en alguno de los vicios invalidantes consagrados en el artículo 140 del C. de P.C., supone las siguientes condiciones: ‘a) que las irregularidades aducidas como constitutivas de nulidad general existan realmente; b) que además de corresponder a realidades procesales comprobables, esas irregularidades estén contempladas taxativamente dentro de las causales de nulidad adjetiva que enumera el referido artículo 140; y por último, c) que concurriendo los dos presupuestos anteriores y si son saneables, respecto de las nulidades así en principio caracterizadas no aparezca que fueron convalidadas por el asentimiento expreso o tácito de la persona legitimada para hacerlas valer’. (CSJ SC de 5 dic. 2008, rad. 1999-02197-01, reiterada en SC de 20 ago. 2013, rad. 2003-00716-01).

  3. - Con base en tales premisas, concluye la Sala que el cargo no sale airoso, como pasa verse:

    3.1. En primer lugar, porque el vicio alegado no ocurrió, si se tiene en cuenta que para entender notificado por conducta concluyente a uno de los citados al pleito no sólo es necesario que manifieste por escrito tener conocimiento del proveído respectivo, pues existen otros eventos que también dan lugar a proceder en ese sentido.

    En efecto, el artículo 330 del Código de Procedimiento Civil vigente para la época en que M.V.R. compareció al proceso, directamente en su condición de profesional del derecho, preveía así mismo que se debe tener por notificada por conducta concluyente a la persona convocada al pleito que retire el expediente, que otorgue poder a un abogado para que la represente judicialmente y a quien pida la nulidad de lo actuado por indebida notificación si a esto se accede.

    En el sub lite, aun cuando el impugnante no radicó escrito en el que manifestara conocer del auto admisorio de la demanda, sí allegó solicitud acreditando su condición de abogado inscrito y deprecando se habilitara su intervención en condición de heredero universal testamentario de H.A.L.R..

    Es decir, cumplió las exigencias de la penúltima eventualidad prevista en el artículo 330 de la compilación legal en cita, porque solicitar que se le faculte para intervenir en nombre...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA