Auto de Corte Suprema de Justicia - SALA DE CASACIÓN CIVIL nº 11001-02-03-000-2020-00421-00 de 25 de Febrero de 2020 - Jurisprudencia - VLEX 840722036

Auto de Corte Suprema de Justicia - SALA DE CASACIÓN CIVIL nº 11001-02-03-000-2020-00421-00 de 25 de Febrero de 2020

Fecha de Resolución:25 de Febrero de 2020
Emisor:SALA DE CASACIÓN CIVIL
Número de Proceso:11001-02-03-000-2020-00421-00
Número de Providencia:AC580-2020
Sentido del Fallo:DIRIME CONFLICTO DE COMPETENCIA
RESUMEN

Procedencia: Juzgado Civil de Circuito de TunjaFuente formal: Código General del Proceso art. 28 núm. 1 / Código General del Proceso art. 28 núm. 4Asunto: Conflicto de competencia entre los Juzgados Segundo Civil del Circuito de Oralidad de Sogamoso y de Tunja, para conocer de la demanda verbal promovida por CÉSAR CAMILO GUIÉRREZ CABANA frente a CARLOS FERNANDO MORALES MORALES y la sociedad VALENTINE HOLDINGS, a fin de que se declare la constitución de una sociedad civil de hecho, reconocida a través de un contrato, así como la liquidación de la sociedad. La parte demandante eligió el Juzgado de Sogamoso, atendiendo el lugar de cumplimiento del contrato. Este Juzgado rechazó la competencia, con sustento en el foro general del numeral 1 del artículo 28 del CGP, al estimar que la competencia la detentan los juzgadores de Tunja, por... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

AC580-2020

R.icación n.° 11001-02-03-000-2020-00421-00

Bogotá, D.C., veinticinco (25) de febrero de dos mil veinte (2020).-

Se decide el conflicto de competencia entre los Juzgados Segundo Civil del Circuito de Oralidad de Sogamoso y de Tunja, para conocer de la demanda verbal promovida por CÉSAR CAMILO GUIÉRREZ CABANA frente a C.F.M.M. y la sociedad VALENTINE HOLDINGS.

ANTECEDENTES
  1. El actor convocó a los accionados a un proceso verbal a fin de que se declarara la constitución de una sociedad civil de hecho, reconocida a través de un contrato de fecha 3 de diciembre de 2014, suscrito entre aquel y C.F.M.M.. Consecuencialmente, solicitó la liquidación de dicha sociedad y la condena al extremo pasivo por tres mil quinientos trece millones de pesos ($ 3.513.000.000), con sus respectivos intereses moratorios.

    Para atribuir la competencia a los juzgadores de Sogamoso, el actor remitió al «lugar de cumplimiento del contrato»[1].

  2. El Juez Segundo Civil del Circuito de Oralidad de Sogamoso rechazó el conocimiento del caso con sustento en el foro general del numeral primero del artículo 28 del C.G.P, al estimar que la competencia la detentan los juzgadores de Tunja, por estar allí el domicilio de los demandados[2].

  3. Recibidas las diligencias por el Juzgado Segundo Civil del Circuito de Oralidad de la ciudad de destino, tampoco aceptó su conocimiento y planteó la colisión que se resuelve, en razón a que estándose ante dos fueros concurrentes, a saber, el personal y el contractual, el gestor seleccionó el último, pues «(…) se determina claramente que el demandante eligió haciendo uso de la facultad, que para el caso la Ley le da, la ciudad de Sogamoso, por cuanto allí se debiera dar el cumplimiento de las obligaciones entre las partes y frente a ello no es dable que el Juzgador se niegue a asumir el conocimiento»[3]

  4. Planteada así la colisión, llegaron las diligencias a la Corte.

CONSIDERACIONES
  1. Problema jurídico

    Determinar el juez civil competente para conocer del mencionado libelo verbal, con el que se pretende obtener la declaración de existencia de una sociedad de hecho civil, y los respectivos ordenamientos consecuenciales.

  2. Facultad de la Corte para decidir el conflicto

    Como la divergencia para avocar el conocimiento del debate se trabó entre los estrados de diferente distrito judicial, le corresponde a la Corte dirimirla como superior funcional de aquellos, a través del Magistrado Sustanciador, como establecen los artículos 35 y 139 del Código General del Proceso y16 de la Ley 270 de 1996, este último modificado por el séptimo de la 1285 de 2009.

  3. Factores de competencia

    Determinan el operador judicial a quien el ordenamiento atribuye el conocimiento de una controversia en particular, razón por la cual, al asumirla o repelerla, el administrador de justicia tiene la carga de orientar su resolución con fundamento en las disposiciones del Código...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA