SENTENCIA de Corte Suprema de Justicia - SALA DE CASACIÓN LABORAL nº 69776 del 21-10-2020 - Jurisprudencia - VLEX 856138822

SENTENCIA de Corte Suprema de Justicia - SALA DE CASACIÓN LABORAL nº 69776 del 21-10-2020

EmisorSALA DE CASACIÓN LABORAL
PonenteGERARDO BOTERO ZULUAGA
Sentido del falloNO CASA
Número de expediente69776
Número de sentenciaSL4808-2020
Tipo de procesoRECURSO DE CASACIÓN
Tribunal de OrigenTribunal Superior Sala de Descongestión Laboral de Bogotá
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

GERARDO BOTERO ZULUAGA

Magistrado ponente

SL4808-2020

Radicación n.° 69776

Acta 39

Bogotá, D. C., veintiuno (21) de octubre de dos mil veinte (2020).

Decide la Corte el recurso de casación interpuesto por ANA LUCILA VELÁSQUEZ DE PARRA, SANDRA MILENA Y ANDRÉS BERNARDO PARRA VELÁSQUEZ, contra la sentencia proferida el treinta y uno (31) de julio de dos mil catorce (2014), por la Sala Laboral de Descongestión del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, en el proceso ordinario laboral que le instauraron a CRISTALERÍA PELDAR S.A., PROTECCIÓN LABORAL DEL ISS, COMPAÑÍA SURAMERICANA DE RIESGOS PROFESIONALES Y SEGUROS DE VIDA S.A. SURATEP, JUNTA REGIONAL DE CALIFICACIÓN DE INVALIDEZ DE BOGOTÁ y NUBIOLA OSORIO DE ZULUAGA, como miembro de esta última entidad.

I. ANTECEDENTES

Los mencionados accionantes llamaron a juicio a Cristalería Peldar S.A., Suratep, Junta Regional de Calificación de Invalidez de Bogotá y a sus miembros, Señores Carlos A. Cardona Suárez, Patricia Castillo Valencia y Nubiola Osorio de Zuluaga, con el fin de que se hagan las siguientes declaraciones: i) Que es nulo el dictamen emitido por la anunciada Junta Regional; ii) Se califique el origen de la enfermedad que padeció el causante Bernardo Parra Salgado ajustándose a lo señalado en la sentencia C-424 de 2005; iii) Que dicho señor tuvo una pérdida de capacidad laboral superior al 50%, y a la fecha de su fallecimiento se encontraba en estado de invalidez; iv) Que padeció de enfermedad profesional que lo llevó a la muerte; v) Que existe culpa suficientemente comprobada del empleador Cristalería Peldar S.A. por la enfermedad profesional sufrida por el señor Bernardo Parra por su exposición continua a sustancias químicas por más de 35 años, vi) Que dicha sociedad no aportó los elementos de seguridad necesarios para el desempeño de sus funciones a Parra Salgado; vii) Que la empleadora no cumplió con las normas de salud ocupacional y de seguridad industrial que le brindara protección al trabajador fallecido y; viii) Que la empresa Cristalería Peldar S.A., es responsable de los daños ocasionados al causante Parra Salgado y de la indemnización plena de perjuicios generados a favor de los demandantes.

Como consecuencia de lo anterior, pretende que se condene de manera «conjunta o separada» a Suratep, al reconocimiento de la pensión de origen profesional a favor de la señora Ana Lucila Velásquez de Parra, junto con el retroactivo generado desde el 13 de mayo de 2004, intereses moratorios, la indemnización sustitutiva de la pensión; que se ordene a Cristalería Peldar S.A. a reconocerle a los demandantes los perjuicios materiales, morales, fisiológicos, indexación.

En sustento de sus reclamaciones, básicamente se expuso, que el señor Bernardo Parra Salgado falleció el 12 de noviembre de 2005, a causa de enfermedad pulmonar; que dicho padecimiento lo adquirió en la empresa Cristalería Peldar S.A., en razón de los productos químicos que allí se utilizaban; que el causante ingresó a laborar para dicha sociedad el 8 de mayo de 1974, mediante contrato a término indefinido; que desempeñó varios cargos en los cuales se manejaban sustancias altamente tóxicas cancerígenas; que la empleadora no le suministró elementos de protección y seguridad necesarios para desempeñar su labor; que dicha entidad para la elaboración de vidrio utilizaba materias primas y elementos químicos como la caliza, arena, silícea, soda, feldespato, plomo, asbesto y otras a las cuales estuvo expuesto Parra Salgado, en un promedio de ocho horas de las jornada laboral durante los treinta años de servicios.

Sostuvieron, que la ARP del Instituto de Seguros Sociales, posee estudios sobre las sustancias químicas que utiliza dicha compañía para la elaboración del vidrio, y era conocedora del peligro al que estaba expuesto el trabajador fallecido; que el 22 de octubre de 1987, el ISS le diagnosticó al señor Bernardo hipoacusia; que cuando este ingresó se encontraba en perfectas condiciones de salud y posteriormente empezó a padecer dolencias físicas y problemas de respiración; que en su historia clínica se evidencia la presencia de tumor maligno, producto de los químicos que respiró, siendo sometido a varias sesiones de quimioterapia.

Expresaron, que el 21 de julio de 2005, la Junta Regional de Calificación de Invalidez profirió dictamen al señor Bernardo Parra estableciendo una pérdida capacidad laboral del 66.75% de origen común, el cual no fue apelado y quedó en firme, pero no han transcurrido tres años desde cuando se emitió; que esa entidad no tuvo en cuenta: la relación de causalidad con los factores de alto riesgo ocupacionales a los que estuvo expuesto el trabajador, los análisis al puesto de trabajo, los conceptos de salud ocupacional realizados a la empresa Cristalería Peldar S.A., las sustancias que esta utilizaba para la producción del vidrio a las que ya se ha hecho referencia; que dentro de esa sociedad existen varias personas pensionadas por enfermedades laborales; que la Junta en su dictamen relacionó los documentos de la historia clínica, pero les dio un alcance diferente; que violó el debido proceso de calificación al emitir la calificación del causante.

Cristalería Peldar S.A., en la contestación se opuso a las reclamaciones elevadas en su contra. En lo referente a los supuestos fácticos con los que se fundan las pretensiones, aceptó la fecha de fallecimiento del señor Bernardo Parra, la existencia del vínculo laboral en los extremos temporales señalados en la demanda, la afiliación a la ARL del ISS, el padecimiento de enfermedad respiratoria, que fue sometido a quimioterapia, que no utiliza asbesto en la producción de vidrio y que se le otorgó pensión de sobrevivientes a la señora Ana Lucila Velásquez por parte del Seguro Social; respecto de los demás hechos, dijo que no eran ciertos o no le constaban.

A su favor, adujo que corresponde a la parte demandante la carga probatoria de acreditar la culpa patronal; que la Junta Regional de Calificación de Invalidez determinó que el origen de la incapacidad de Parra Salgado, era común, lo que excluye de cualquier responsabilidad a las demandadas por el acaecimiento de tales lesiones. Presentó como excepciones de fondo, las de inexistencia de la obligación, carácter de no profesional de la enfermedad del causante, limitación de los perjuicios totales ordinarios, materiales y objetivados (daño emergente y el lucro cesante) en caso de una hipotética condena (fs. 249 a 260).

Por su parte, la Compañía Suramericana Administradora de Riesgos Profesionales y Seguros de Vida S.A. Suratep al dar respuesta, se opuso a las pretensiones de la demanda. Respecto de los hechos en los que se respaldan las reclamaciones, aceptó la fecha de deceso del causante, que estaba afiliado a esa entidad de seguridad social, la emisión del dictamen el que no fue apelado, y que la cónyuge del señor Bernardo Parra le fue reconocida la pensión de sobrevivientes de origen común por parte del ISS; a los demás dijo que no eran ciertos.

En su defensa, aseveró que durante la relación laboral la empresa como tampoco el afiliado reportaron a esa entidad enfermedad alguna; que conforme a los hechos, el asegurado comenzó a presentar síntomas en 2004, siendo atendido en esa época por la EPS del ISS, quien asumió la atención de dichas contingencias; que el señor Parra fue calificado por la Junta Regional de Calificación de Invalidez con un 66,10% de pérdida de capacidad laboral, de origen común por padecer de Adenocarcinoma metastásico; que nunca fue requerida para el reconocimiento de enfermedad de origen laboral; que dicha patología no se encuentra en el listado del Decreto 1832 de 1994. Propuso como excepciones de fondo las de inexistencia de nulidad del dictamen, inexistencia de las obligaciones que se presentan a cargo de Suratep, cobro de lo no debido, prescripción y buena fe (fs. 261 a 271 y 294 a 299).

El Instituto de Seguros Sociales en su contestación, se opuso a las reclamaciones. Respecto de los supuestos fácticos en los que se fundamentan las pretensiones, aceptó que el trabajador fallecido se encontraba afiliado a la ARL del ISS; la enfermedad que se le diagnosticó al causante el 22 de octubre de 1987, pero no la causa señalada en la demanda; que Cristalería Peldar S.A. ha informado a Suratep que nunca ha utilizado asbesto en su producción y que no ha sobrepasado los valores normales de los químicos que utiliza para la elaboración del vidrio; a los demás hechos, dijo que no le constan o no son ciertos. Propuso como excepciones de mérito, las de falta de legitimación en la causa por activa, ausencia de fundamentos fácticos y jurídicos, inexistencia del derecho y de la obligación, cobro de lo no debido, indebida aplicación e interpretación de la ley y prescripción...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba