Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil y Agraria nº de 25 de Septiembre de 2001 - Jurisprudencia - VLEX 552518378

Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil y Agraria nº de 25 de Septiembre de 2001

Ponente:Nicolas Bechara Simancas
Fecha de Resolución:25 de Septiembre de 2001
Emisor:Sala de Casación Civil y Agraria
Número de Providencia:5947
Sentido del Fallo:NO CASA
Historial del Caso:Resuelve recurso contra sentencia de Tribunal Superior de Distrito Judicial de Popayán, Sala Civil-Familia
RESUMEN

Declaración de Existencia Unión Marital de Hecho y sociedad patrimonial.Disolución y liquidación del haber social. VIGENCIA DE LA LEY - unión marital de hecho y régimen patrimonial entre compañeros permanentes / EFECTO DE LA LEY EN EL TIEMPO - Ley 54 de 1990 / SOCIEDAD PATRIMONIAL - entre compañeros permanentes / LEY - carácter supletivo de la ley 54 de 1990 / UNION MARITAL DE HECHO - aplicación normativa a la unión marital de hecho fenecida antes de la vigencia de la ley 54 de 1990 / IRRETROACTIVIDAD DE LA LEY / RETROACTIVIDAD - el legislador no consagró en forma expresa la retroactividad de la Ley 54 de 1990 / VIOLACION DIRECTA - norma de derecho sustancial contenida en la Ley 54 de 1990 / VIGENCIA DE LA LEY - Aplicación temporal de la ley 54 de 1990 (aclaración de voto del Señor Magistrado MANUEL ARDILA VELÁSQUEZ) / EFECTO RESTROSPECTIVO DE LA LEY 54 DE 1990 (Aclaración de voto del Señor Magistrado CARLOS IGNACIO JARAMILLO JARAMILLO). VIGENCIA DE LA LEY - unión marital de hecho y régimen patrimonial entre compañeros permanentes / EFECTO DE LA LEY EN EL TIEMPO - Ley 54 de 1990. "Las disposiciones transcritas no permiten duda alguna sobre los efectos de la citada ley 54 de 1990 hacia el futuro. Ella dice, de manera expresa, que rige a partir de su vigencia. Para que hubiera podido entenderse su efecto retroactivo hubiese sido necesaria una disposición legislativa, en términos explícitos, y que en el caso a juzgar no se quebrantaran derechos adquiridos. Además, los hechos que dan vida a la unión marital de hecho y a una sociedad patrimonial entre los compañeros permanentes, por razón de la convivencia, gozan del amparo, el reconocimiento y la protección del Estado sólo a partir de la vigencia de la ley 54 de 1990, pues, obvio, antes de esa fecha no la tenían, como que fue protegida sí la asociación de hecho entre concubinos, mas no como secuela de la mera relación marital sino, principalmente, por la circunstancia de que la convivencia estuviera rodeada del affectio societatis entre la pareja. Así lo recordó, a espacio, la sentencia de 6 de mayo de 1993 pronunciada en el expediente No. 3639 por esta Corte, que entonces recomendó aplicar criterios restrictivos en el análisis de las pruebas demostrativas de los hechos que originan esa sociedad, "toda vez que la convivencia concubinaria tiene la propiedad de crear por lo común falsas apariencias de comunidad de intereses patrimoniales que, de actuarse con ligereza en su examen, derechamente conducen al reconocimiento arbitrario e indiscriminado de "sociedades conyugales de hecho" que hasta antes de entrar en vigencia la ley 54 de 1990, el ordenamiento positivo nacional no aceptaba". F.F. Ley 54 de 1990. Diario Oficial 39615 de 31 de diciembre de 1990. Art. 2082, 2089 C.C. Argumento de autoridad: Sentencia de 6 de mayo de 1993. Sentencia de 20 de abril de 2001. Sentencia C-239 de 31 de mayo de 1994... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Bogotá, D.C., veinticinco (25) de septiembre de dos mil uno (2001).

Decídese el recurso de casación interpuesto por la parte demandante contra la sentencia de 9 de mayo de 1995, proferida por la Sala de Familia del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Popayán, en el proceso ordinario que entabló PROCULO GONZALEZ CANENCIO, en su condición de heredero de A.P.G.G., frente a J.F.M.R..

ANTECEDENTES
  1. En demanda presentada el 30 de abril de 1993 y repartida al Juzgado Segundo Promiscuo de Familia de Popayán (Cuaderno principal, folios 1 al 4), que el demandante adicionó antes de que fuera admitida (Cuad. cit., fs. 14 a 16), se solicitó declarar, frente al demandado, que entre J.F.M.R. y A.P.G.G. hubo una “unión marital de hecho” que generó, en consecuencia, “una sociedad patrimonial”, cuya disolución también pidió declarar, por haber fallecido A.P.G. y el hijo que ésta había procreado con el demandado J.F.M..

  2. Los hechos que adujo el actor se compendian a continuación:

    A.P.G.G., quien viajó el 1° de noviembre de 1982 a la ciudad de Miami, Florida, Estados Unidos, estableciendo allí una oficina de representaciones, inició en esa ciudad, con J.F.M.R., una convivencia marital de hecho desde el 1° de febrero de 1983, cuando ellos empezaron a presentarse en los círculos sociales como esposos y a celebrar negocios en común.

    Durante la convivencia marital de hecho de la citada pareja, ésta procreó a su hijo M.M.G.. Este último y su progenitora A.P.G. fallecieron el 13 de octubre de 1989.

    A.P.G. era hija legítima del matrimonio celebrado entre P.G.C. y L.G. de González.

  3. La parte contradictora, representada por curador ad-litem en el litigio, dio respuesta oportuna a la demanda. Antes de que se profiriera el fallo de primera instancia, el demandado compareció por conducto de apoderado que constituyó para el efecto y tomó el proceso en el estado que se hallaba entonces.

  4. El Juzgado despachó la primera instancia con sentencia de 11 de noviembre de 1994, en la que se negó a declarar la existencia de unión marital de hecho entre J.F.R. y A.P.G., y, por tanto, a declarar la existencia de sociedad patrimonial entre ellos.

  5. La sentencia fue apelada por el demandante y confirmada por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Popayán, en providencia de 9 de mayo de 1995.

    FUNDAMENTOS DE LA SENTENCIA

    DEL TRIBUNAL

    Luego de referir los aspectos relacionados con el trámite del proceso, el juzgador precisa que la ley 54 de 1990, que entró en vigencia a partir del 1° de enero de 1991, creó dos instituciones jurídicas, la unión marital de hecho y la sociedad patrimonial entre compañeros permanentes, regulando así el aspecto personal y el patrimonial de las parejas no ligadas por matrimonio. Agrega el Tribunal que en esa ley se consagraron, para hacer efectivos los derechos derivados de las dos nuevas instituciones, la acción ordinaria declarativa de la unión marital de hecho y de la sociedad patrimonial entre compañeros permanentes, que, al tenor del artículo 2° del estatuto citado, constituye la única prueba de dicha institución, y la acción disolutoria o liquidatoria de la sociedad así reconocida. Para el fallador, que en ello comparte lo entendido por el juzgado, la acción promovida aquí fue la declarativa de la existencia de unión marital de hecho y sociedad patrimonial, como quiera que al adicionar la demanda el actor modificó sustancialmente el petitum “y de la declaratoria de existencia de la SOCIEDAD DE HECHO ENTRE CONCUBINOS, propuesta inicialmente, pasó a la acción consagrada por la ley 54 de 1990”.

    Luego de encontrar legitimación en causa activa del demandante P.G.C., en condición de padre de la fallecida A.P.G., la sentencia establece que la ley 54 de 1990 rige sólo hacia el futuro y no es de aplicación retroactiva, por lo que, teniendo en cuenta que la promovida fue la acción de declaratoria de existencia de unión marital de hecho y de sociedad patrimonial entre compañeros permanentes, institución jurídica esa “que para la ocurrencia de los hechos sustentatorios de la demanda presentada aún no tenía existencia legal”, concluye que la sentencia desestimatoria de tales pretensiones debe ser confirmada, como en efecto lo concreta en la parte resolutiva del fallo.

    Un solo cargo formula el impugnante a la sentencia del Tribunal, con fundamento en la causal primera de casación, por violar de manera directa, dice, la ley 54 de 1990, “concretamente los artículos 1°, especialmente el inciso segundo, 2°, letra a), 3°, en cuanto no admite la existencia de la sociedad, 4°, 6° por no aplicarlo a la liquidación de la sociedad en la sucesión, 7° al no disponer que se apliquen a la liquidación de la sociedad las reglas de la liquidación de la sociedad conyugal”.

    La sustentación destaca que el ad-quem, al confirmar el fallo que no accedió a la disolución de la sociedad de hecho formada entre J.F.M. y A.P.G., erró al interpretar la ley 54 de 1990 pues adujo su irretroactividad, cuando ha debido aplicar el principio de retrospectividad de la ley, ya que ésta “se refiere a las consecuencias futuras de una situación creada conforme a las normas anteriores”.

    La Corte Constitucional, dice el censor al citar las sentencias T-120 de 1993 y C-234/94 proferidas por esa Corporación, sobre la exequibilidad de algunos artículos de la ley 54 de 1990 y la retrospectividad de ésta, explica que es competencia del juzgador, en el caso concreto, establecer si una ley es o no retroactiva, y advierte que la aplicación de esa ley “a situaciones anteriores a su vigencia solo sería posible en la medida en que no vulnere derechos adquiridos, en razón del principio consagrado en la Constitución en el artículo 58”, por lo que, haciendo interpretación en sentido contrario, el impugnante entiende que el principio de la retroactividad no es absoluto.

    Para el recurrente, no sería justo desconocer la existencia de la sociedad patrimonial nacida de la unión marital entre la pareja de autos, con el argumento vano de que la respectiva situación de hecho acaeció antes de la vigencia de la ley 54 de 1990. Adicionalmente, postula el censor que para la cesación de los efectos jurídicos de una sociedad de hecho no basta su disolución, por ser necesario liquidarla “para que desaparezca de la vida jurídica”. La figura que debe aplicarse a una sociedad tal no liquidada es la retrospectividad, prosigue, y, aun teniendo claro que la muerte de A.P.G. disuelve “el vínculo de hecho que existía entre los compañeros permanentes, la relación patrimonial aunque disuelta no ha sido liquidada en los términos legales. Así, sus efectos continúan y se proyectan en el tiempo con posterioridad a la vigencia de la ley 54 de 1990, por lo cual esta debe aplicarse de manera retrospectiva”

    También discrepa el recurrente de cuanto apunta el fallo para predicar que la ley 54 de 1990 creó dos instituciones jurídicas nuevas, pues, a juicio suyo, esa ley solo declara que lo que antes se denominaba concubinato y sociedad de hecho entre concubinos, en adelante se denomina unión marital de hecho y sociedad patrimonial entre compañeros permanentes. Para el casacionista, desconocer la unión marital y la sociedad gestada entre la pareja de autos comportaría enriquecimiento sin causa para el compañero sobreviviente y desmedro para los herederos de la fallecida.

    Al cierre, el impugnante manifiesta que, cuando el legislador no lo ha hecho, es al juzgador a quien le corresponde determinar la ley aplicable al caso concreto, sin que pueda proveer con alcance general, y que, en consecuencia, no le era permitido al fallador del presente asunto sostener como axioma la irretroactividad de la citada ley 54, ya que bien puede ella tener operancia en este específico asunto, donde aplicarla a una situación gestada antes de la vigencia de dicha ley, y continuada después, “en modo alguno quebranta derechos adquiridos, su aplicación se hace imperativa. Ya no queda al arbitrio del interprete determinar su actuación, sino que debe aplicarla, so pena de infringirla por inaplicación”.

    SE CONSIDERA

    1. - Es claro que las pretensiones del caso, encaminadas a que se declare la existencia de unión marital de hecho y de sociedad patrimonial entre los compañeros permanentes A.P.G. y J.F.M., así como también a que se proceda a liquidarla por hallarse disuelta a raíz de la muerte de aquella, ocurrida el 13 de octubre de 1989, las desestima en su integridad el sentenciador de segundo grado, quien advierte que la ley 54 de 1990, la que entró a regir el 31 de diciembre de dicha anualidad, produce consecuencias únicamente hacia el futuro, no tiene efectos retroactivos y es inaplicable a situaciones completamente agotadas antes de su vigencia, esto es, durante una época en la que las dos figuras jurídicas allí consagradas y definidas no tenían ni existencia ni reconocimiento legales.

    2. - El ataque a la sentencia aquí proferida sigue el cauce de la vía directa, arguyendo que, si bien es cierto que la ley 54 de 1990 carece de efectos retroactivos, sí los tiene retrospectivos por ser normatividad posterior que trata de regular una situación fáctica nacida en época anterior, lo que es, en últimas, según la censura, la finalidad perseguida por el legislador al expedir leyes como esa, que aspiran a remediar las injusticias sociales y familiares que aquejaban a las parejas no casadas al recibir un trato legal desigual y discriminatorio.

    3. - La ley 54 de 1990, por la que se definen las uniones maritales de hecho y el régimen patrimonial entre compañeros permanentes, alude a su vigencia en dos artículos. Reza el 1° de éstos que a partir de su entrada en vigor, “para todos los efectos civiles, se denomina unión marital de hecho, la formada entre un hombre y una mujer, que sin estar casados, hacen una comunidad de vida permanente y singular ..”; y el artículo 9° dispone al respecto que esa ley “rige a partir de la fecha de su promulgación y deroga las disposiciones que le sean contrarias”. La...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA