Auto de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil nº de 19 de Diciembre de 2012 - Jurisprudencia - VLEX 552609606

Auto de Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Civil nº de 19 de Diciembre de 2012

Ponente:Arturo Solarte Rodríguez
Fecha de Resolución:19 de Diciembre de 2012
Emisor:Sala de Casación Civil
Sentido del Fallo:INADMITE DEMANDA Y DECLARA DESIERTO EL RECURSO DE CASACION
Historial del Caso:Resuelve recurso contra sentencia de Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, Sala de Familia, de 9 de Septiembre de 2010
RESUMEN

En el libelo solicitó el actor se le reconociera como hijo extramatrimonial asi mismo su cuota hereditaria, pretensiones que en primera instancia fueron acogidas, decisión que luego de apelada fue confirmada por el Tribunal, adicionando que no surte efectos patrimoniales en contra de los herederos indeterminados. Contra lo anterior, los accionados interpusieron recurso de casación formulando cuatro cargos, los dos primeros con base en la causal 1ª, el tercero por la causal 2ª y el último por la causal 5ª del artículo 368 del C.P.C., el primero denunciando una violación directa del artículo 2º de la ley 721 de 2001, ya que el Tribunal tuvo en cuenta la prueba de ADN solamente con una probabilidad de 99.99% y no con un porcentaje superior somo lo exige ésta norma; el artículo 10 inciso 2º de la ley 75 de 1968 por cuanto a la cónyuge sobreviviente dentro de la petición de herencia debió tenerse en cuenta como litis consorte facultativo y no necesario; el artículo 1321 del C.C. indicando que la cónyuge no podia ser parte en la herencia pues por su condición debia optar por gananciales, y por vía indirecta denunció los artículos 29 de la Constitución, 50, 51 y 187 del C.P.C., y las leyes 45 de 1936 y 75 de 1968; el segundo cargo reprochó una violación directa de los artículo 187, 217, 218, 250 y 241 inciso final del C.P.C., así como también por vía indirecta los artículos 29 y 42 de la Constitución, las leyes 45 de 1936, 75 de 1968 y 721 de 2001, los artículos 398, 399 y 407 del C.C., los decretos 1260 de 1970 y 999 de 1998, además, el Título XII "pruebas" del código de procedimiento civil, argumentando un error de hecho en la apreciación de los interrogatorios, los testimonios y la prueba de ADN; en el tercer ataque fundamentaron que el fallo del Tribunal fue extrapetita pues en las pretensiones de la demanda no se solicitó la cancelación de la escritura que liquidó la sucesión, siendo ordenada en el fallo recurrido; y el último cargo alegando la causal de nulidad consagra en el numerla 9º del artículo 140 del C.P.C., por indebida notificación ya que el curador ad litem de los herederos indeterminados compareció al proceso cuando ya se había practicado pruebas, además, uno de los demandados fue emplazado, cuando éste era menor de edad y lo correcto era surtir su notificación por conducto de su representante legal. La Sala de Casación Civil, inadmitió la demanda y declaró desierto el recurso, pues los dos primeros cargos hubo un entremezclamiento de vías, además las normas citadas como violadas no fueron singularidas y otras no ostentanban el carácter de sustancial; el tercer ataque tuvo un entremezclamiento de causales y el último la nulidad invocada solo podía ser alegada por la persona afectada DEMANDA DE CASACION - filiación extramatrimonial y petición de herencia / RECURSO DE CASACIÓN - eminentemente restringido y dispositivo / TÉCNICA DE CASACIÓN - debe formularse el ataque de manera clara y precisa El recurso de casación corresponde, en esencia, a un juicio de legalidad de la sentencia cuestionada que, con estricta sujeción a las falencias que denuncie su proponente, permite establecer si dicho pronunciamiento guarda o no conformidad con el ordenamiento jurídico, característica que, en parte, explica su naturaleza extraordinaria y que, per se, descarta su asimilación a una tercera instancia, de modo que mediante él no puede reclamarse que la Corte, ni ésta adquiere competencia para ello, evalúe la totalidad de los aspectos que conformaron el debate sostenido por las partes, siendo ostensible, entonces, su ámbito eminentemente restringido y dispositivo. 1.2. En estricta sintonía con lo precedentemente delineado, el inciso 1&or... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Bogotá, D.C., diecinueve (19) de diciembre de dos mil doce (2012).-

Ref.: 11001-3110-015-1996-07480-01

Procede la Sala a decidir lo que corresponde en relación con la demanda que los accionados M.A.R.D.G., ALBA ALICIA, M.L., L.G., S.I. y P.T.G.R., la primera, en su condición de cónyuge supérstite del señor L.T.G.S., y, los restantes, como sus herederos, presentaron para sustentar el recurso extraordinario de casación que interpusieron respecto de la sentencia de 9 de septiembre de 2010, proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, Sala de Familia, en el proceso ordinario que en contra de ellos y de D.F.G.R. adelantó C.E.C., dentro del que fueron citados los HEREDEROS INDETERMINADOS del nombrado causante.

ANTECEDENTES

  1. En síntesis, en el libelo con el que se dio inicio al proceso se solicitó que se declarara que el actor es hijo extramatrimonial del señor L.T.G.S., ya fallecido, y que, por tal razón, tiene derecho a sucederlo, motivo por el cual deberá reconocérsele su cuota hereditaria y entregársele los bienes que la conformen.

  2. En sentencia de primera instancia, el Juzgado Quince de Familia de esta capital, al que le correspondió el conocimiento del asunto, accedió a las pretensiones de la demanda, en los términos señalados en el fallo de 3 de julio de 2009, que milita del folio 553 al 567 del cuaderno No. 1.

  3. Apelado que fue dicho proveído por la parte demandada, la Sala de Familia del Tribunal Superior de este Distrito Judicial, en el suyo, que data del 9 de septiembre de 2010, optó por confirmarlo, adicionándolo en el sentido de disponer que dicha decisión “no surte efectos patrimoniales en contra de los herederos indeterminados” (fls. 30 a 65, cd. 4).

  4. Contra la sentencia de segunda instancia, los demandados relacionados al inicio de esta determinación, interpusieron recurso extraordinario de casación que, luego de concedido por el ad quem y admitido por esta Corporación, sustentaron con la demanda objeto de estudio, en la que formularon las siguientes acusaciones:

4.1. Cargo primero: Con sustento en el numeral 1º del artículo 368 del Código de Procedimiento Civil, se denunció:

4.1.1 La violación directa de los artículos 2º de la ley 721 de 2001, 10º -inciso 2º- de la ley 75 de 1968 y 1321 del Código Civil.

4.1.2 El quebranto indirecto del artículo 29 de la Constitución Nacional, de las leyes 45 de 1936 y 75 de 1968 y de los artículos 50, 51 y 187 del Código de Procedimiento Civil.

En cuanto hace a la violación del artículo 2º de la ley 721 de 2001, el censor sustentó el reproche en que el ad quem pasó por alto que dicha norma exige, para declarar la maternidad o la paternidad, que el cotejo de la huella de ADN que se practique arroje un porcentaje de probabilidad superior al 99.99%, como quiera que esa autoridad aceptó como prueba de la filiación aquí reclamada, la experticia presentada en el curso de lo actuado, pese a que ella determinó que el índice de probabilidad de la paternidad investigada era solamente del “99.99%”.

La violación del inciso 2º del artículo 10º de la ley 75 de 1968 la infirió del hecho de que el Tribunal consideró que la demandada M.A.R. de Gacharná, cónyuge sobreviviente del causante, era “LITIS CONSORTE NECESARIO, TANTO EN LA ACCIÓN DE FILIACIÓN COMO EN LA DE PETICIÓN DE HERENCIA”, cuando la aludida norma consagra para la primera de dichas acciones, la “potestad” de demandar al cónyuge supérstite, mandato del que se infiere, por lo tanto, la previsión de un litisconsorcio meramente “FACULTATIVO”.

Y, finalmente, el quebranto del artículo 1321 del Código Civil, el censor lo sustentó en que la acción de petición de herencia procede, únicamente, contra los herederos que indebidamente ocupen la herencia del respectivo reclamante, condición que no se cumple en relación con “el cónyuge [que] en la [s]ucesión opta por gananciales”.

4.2. Cargo segundo: También con fundamento en la causal primera de casación, se reprochó:

4.2.1 La violación directa de los artículos 187, 217, 218, inciso final, 241 y 250 del Código de Procedimiento Civil.

4.2.2 Y la indirecta de los artículos 29 y 42 de la Constitución Política; las leyes 45 de 1936, 75 de 1968 y 721 de 2001; los artículos 398, 399 y 407 del Código Civil; los Decretos 1260 de 1970 y 999 de 1998; “y la Sección Tercera – Régimen Probatorio Título XII ‘Pruebas’ del Código de Procedimiento Civil”.

En desarrollo de la censura, su gestor denunció la comisión por parte del ad quem de los siguientes desatinos:

  1. Error de hecho en la apreciación del interrogatorio de parte absuelto por el demandante, que hizo consistir en que éste admitió, por una parte, que su presunto padre no lo quiso reconocer para no afectar el hogar que para entonces ya tenía conformado y, por otra, la confusión que existe en relación con el nombre de su madre.

  2. Error de hecho en la apreciación de la prueba testimonial, como quiera que el Tribunal, en primer lugar, otorgó a las declaraciones de los señores J.E.A., J.E.J. y G.C.G., pleno valor demostrativo en cuanto hace a la comprobación de la posesión del estado civil de hijo del demandante en relación con el señor L.T.G.S., cuando tales testimonios “son evasivos, imprecisos, contradictorios, parcializados[,] interesados y hasta falsos”, en particular, el del último, habida cuenta que, en contravía de la verdad, sostuvo que el citado causante y la madre del actor vivieron juntos, que ella era soltera y que los demás hijos de ésta, también lo son de aquél. Añadió que al ponderar las precedentes pruebas, el ad quem no aplicó el artículo 187 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que no las valoró en conjunto.

    Y, en segundo lugar, no le dio ningún valor a los testimonios de las señoras M.S.G. y L.M.G. de Q., que “son responsivos y coincidentes en las circunstancias de modo tiempo y lugar”.

    Afirmó, igualmente, la vulneración de los artículos 217 y 218 del Código de Procedimiento Civil, en la medida que el sentenciador de segunda instancia expresó que “por no haberse hecho la tacha a los testigos, éstos no se pueden considerar como sospechosos, cuando es obligación del juzgador, en virtud de la sana crítica, determinar la credibilidad del testigo y si éste es sospechoso por las circunstancias que aparezcan en el proceso, desestimarlo”.

  3. Error de hecho en la apreciación de la prueba pericial, por las razones que pasan a compendiarse:

    - El Tribunal no se percató de que la experticia del 6 de julio de 2006, que obra a folio 479 del cuaderno principal, tuvo como objeto “determinar si A.I.B.D.C. es la madre biológica de C.E.C.”, cuestión por completo extraña al litigio.

    - Igualmente, en lo tocante con el dictamen del 11 de septiembre de 2006, militante a folios 491 y 492 del mismo cuaderno, pasó por alto que para su realización no comparecieron A.I.B. de C. y el aquí demandante, que el índice de paternidad certificado fue de 99.99%, no superior, y que al actor se le consideró del género femenino y menor de edad.

    - Finalmente, el ad quem no advirtió que los referidos informes científicos no cumplen las reglas establecidas en el artículo 243 del Código de Procedimiento Civil, como las definidas por la Comisión de Acreditación y Vigilancia de los laboratorios que se ocupan de ese tipo de pruebas, en lo relacionado con su ordenación y práctica.

  4. Error de hecho en la apreciación de la prueba indiciaria, debido a que el Tribunal ignoró por completo los siguientes indicios: ocultamiento del nombre del presunto padre en el registro de nacimiento del accionante; la utilización por éste del nombre y primer apellido del esposo de su progenitora; el nacimiento del actor un año antes del matrimonio de su madre y el señor L.E.C.; que hubieran transcurrido 43 años para que el demandante promoviera el presente proceso de investigación de su paternidad, lo que hizo sólo después del fallecimiento del presunto padre; la falta de identidad de la progenitora del gestor del litigio, considerada la indeterminación de sus nombres y apellidos; y el falso testimonio de G.C.G..

    4.3. Cargo tercero: Con fundamento en el segundo de los motivos del artículo 368 del Código de Procedimiento Civil, el recurrente cuestionó la sentencia impugnada por no estar “en consonancia con las [p]retensiones de la demanda”, toda vez que siendo confirmatoria de la de primera instancia, lo resuelto en los numerales cuarto a séptimo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS